La consolidación de las energías renovables no convencionales en el Perú

La industria energética está experimentando transformaciones orientadas al desarrollo y uso de tecnologías eficientes y sostenibles, como la generación eléctrica con Recursos Energéticos Renovables no convencionales (RER-NC), término que agrupa la tecnología solar fotovoltaica (utiliza radiación solar), la eólica (utiliza la velocidad del viento), la biomasa (uso de residuos sólidos y orgánicos), las hidroeléctricas de pequeña escala (minihidroeléctricas), la geotérmica (calor del subsuelo), y la mareomotriz (energía de las mareas).

En la actualidad, el 10% de la producción mundial de energía eléctrica proviene de centrales RER, según el reporte Statistical Review of World Energy, elaborado por British Petroleum en el 2018. En dicho estudio se aprecia que desde el 2001 la producción de las centrales RER viene creciendo de forma sostenida.

El desarrollo de energías renovables que utilizan tecnologías de baja emisión de carbono contribuye a mitigar los efectos del cambio climático y sus consecuencias negativas para el planeta. Este aspecto es fundamental para el Perú si se toma en cuenta los reportes del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático sobre los escenarios de emisiones” (2007) y el de la “Comisión Stern sobre los efectos económicos del cambio climático” (2006), los cuales señalan que el Perú será uno de los países más afectados con el cambio climático por el aumento de la temperatura del planeta.

Además, en los últimos 8 años los precios de la energía solar fotovoltaica y eólica han disminuido considerablemente llegando a ser competitivos incluso frente a los de la generación convencional (grandes hidroeléctricas y termoeléctricas que utilizan combustibles fósiles). En dicho período, los costos de inversión en energía solar disminuyeron un 80%, y los de la energía eólica, un 25%.

En la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNFCCC), se reconoció que el uso de las energías renovables es una de las herramientas para alcanzar el objetivo de mitigar el avance del cambio climático.

En la Conferencia de las Partes (COP) de la UNFCCC, realizada en el 2016, más de 190 países, incluido el Perú, suscribieron el Acuerdo de París, comprometiéndose a reducir sus emisiones de gases nocivos para la atmósfera. Los compromisos en el plano energético giran en torno a dos aspectos: la eficiencia energética y el desarrollo de las energías renovables.

Las RER-NC en el Perú

La promulgación del DL Nº 1002 (2008) promovió la generación eléctrica con energías renovables no convencionales en nuestro país. El objetivo para el primer quinquenio era lograr que el 5% de la matriz eléctrica peruana provenga de generación RER-NC y el mecanismo que estableció las condiciones para la ejecución de proyectos RER no convecionales fue las denominadas “Subastas RER”.

Al 2018, producto de 4 subastas RER, el Perú cuenta con 5 centrales eólicas y otras 2 en construcción; 7 centrales fotovoltaicas; y 6 centrales de biomasa*.

Al cierre del 2018, nuestra matriz energética sigue dependiendo mayoritariamente de centrales hidroeléctricas (58%) y termoeléctricas a gas natural (37%). La generación RER NC representa el 4.7%, mientras que las térmicas a diésel, residual y a carbón son el 0.3%.

Las RER NC como Política de Estado

El impulso de las energías renovables es una Política de Estado orientada a la diversificación de nuestra matriz energética, en concordancia con la agenda mundial planteada en el Acuerdo de París. Es un esfuerzo que representa el compromiso del país no sólo con las futuras generaciones de peruanos, sino también con la sostenibilidad del planeta.

En cumplimiento de esa política, en el 2015, se implementó el programa Acciones Nacionales Apropiadas de Mitigación (NAMAS) que propone acciones para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. En el Perú se han implementado NAMAS de Transportes, de Construcción Sostenible, de Industria, de Residuos Sólidos, y de Energía (a cargo del MINEM).

En el ministerio estamos desarrollando, con el apoyo de las Naciones Unidas (PNUD), 4 NAMAS: eficiencia energética, acceso universal a la energía sostenible, transporte eléctrico y RER conectado. A través de ésta última estamos realizando esfuerzos necesarios para promover una mayor participación de las energías renovables no convencionales en el sistema eléctrico del país.

Es así que en el 2017 se realizó el “Estudio de Diagnóstico, Evaluación, Análisis y Propuesta para apoyar con el diseño de la NAMA de RER en Sistemas Interconectados en el Perú, que planteó, entre otras cosas, la necesidad de establecer un nuevo mecanismo para asignar potencia firme (PF) a las centrales de generación RER-NC.

La propuesta normativa de la PF para las centrales RER-NC reconoce el aporte que hacen estas centrales eléctricas a la confiabilidad del sistema eléctrico. Los fundamentos de la propuesta están en proceso de revisión considerando estudios sobre la expansión de la generación y experiencias internacionales relacionadas con la PF.

En la actualidad, el Reglamento de la Ley de Concesiones Eléctricas (DS N° 009-93-EM) asigna a la generación eléctrica RER-NC una PF igual a cero, a pesar de que su producción aporta a la confiabilidad del sistema eléctrico. Ello constituye una de las barreras que impide un mayor desarrollo de las energías renovable no convencionales en el país.

Un segunda dificultad que afrontan las RER NC al no contar con PF es la imposibilidad de participar, en igualdad de condiciones con las fuentes convencionales, en las licitaciones de suministro para los Clientes regulados (usuarios con consumo menor a 200 kW) y Clientes libres (usuarios con consumo mayor a 200 kW).

Potencia Firme para las RER NC

Para corregir esta situación, en noviembre del 2018, el MINEM prepublicó un Decreto Supremo (DS) que modifica el Reglamento de las Concesiones Eléctricas, a fin de ampliar la matriz energética nacional fomentando las centrales RER. La norma puesta a discusión identificó oportunidades de mejora en los criterios de reconocimiento de PF para las eólicas y fotovoltaicas, con el objetivo de promover nuevos proyectos que, eventualmente, puedan contratar con empresas distribuidoras (que atienden a los Clientes regulados, como son las familias) y con Clientes libres (industrias, grandes comercios, etc.).

En la norma propuesta se establece una metodología de cálculo que considera tres ejes: confiabilidad del sistema, sostenibilidad medioambiental y competitividad económica.

Una de las críticas al DS prepublicado señala que las centrales RER no ofrecen un suministro constante y que las centrales fotovoltaicas no producen durante las horas de mayor demanda (horas punta) que, para algunos, empieza a partir de las 18:00 horas. No obstante, según el Comité de Operación Económica del Sistema Interconectado Nacional (COES), la máxima demanda eléctrica del sistema en los meses de enero a marzo, durante los dos últimos años, se registró durante las horas del día, cuando las RER operan con total normalidad.

Además, la operación de las centrales RER permite almacenar energía hidroeléctrica durante las horas del día, la cual puede ser aprovechada en la noche, optimizando aun más la operación y eficiencia del sistema.

A la fecha estamos evaluando los aportes, comentarios y observaciones realizadas al proyecto de norma por parte de diferentes actores, buscando consolidar una norma técnica equilibrada que beneficie a todos los peruanos.

Los precios competitivos alcanzados por la energía solar fotovoltaica y eólica tendrán un impacto positivo en las nuevas licitaciones que realicen las distribuidoras eléctricas, lo que redundará, a futuro, en tarifas más bajas para las familias.

En cuanto a las licitaciones de Clientes libres, la participación de las RER NC es una oportunidad para que la mediana y gran industria del país obtenga precios más competitivos de electricidad impulsando la productividad y, en consecuencia, el crecimiento de la economía peruana.

La asignación de PF a las RER NC dinamizará la ejecución de proyectos eólicos y fotovoltaicos inyectando inversiones en el país y aprovechando recursos sostenibles e inagotables. Además, abre las puertas al desarrollo de otras tecnologías, como la geotérmica, considerando que el sur del Perú cuenta con un enorme potencial para su desarrollo.

No en vano, en la actualidad se observa que las principales empresas generadoras del mundo, incluyendo a las que tienen presencia en el Perú, están diversificando su oferta eléctrica con tecnología RER-NC que se complementa con la generación convencional que conforma su cartera.

Como vemos, la industria energética está en un proceso de transformación y el Perú no es ajeno a ello. Finalmente, el impulso a las energías renovables es beneficioso para el país porque nos permitirá garantizar el futuro suministro energético para la población y las industrias, nos convertirá en una plaza atractiva para las inversiones de este segmento, y consolidará el cumplimiento de nuestros compromisos para la preservación del planeta.

*PROYECTOS RER-NC PERÚ

Centrales Eólicas

  • C.E. Wayra I -Parque Nazca- (Ica)
  • C.E. Parque Eólico Tres Hermanas (Ica)
  • C.E. Parque Eólico Cupisnique (La Libertad)
  • C.E. Parque Eólico Talara (Piura)
  • C.E. Parque Eólico Marcona (Ica)
  • C.E. Huambos (Cajamarca)
  • C.E. Duna (Cajamarca)

Centrales fotovoltaicas

  • C.S. Intipampa (Moquegua)
  • C.S. Rubí (Moquegua)
  • C.S. Solar Moquegua FV (Moquegua)
  • C.S. Panamericana Solar (Moquegua)
  • C.S. Majes 20T (Arequipa)
  • C.S. Repartición 20T (Arequipa)
  • C.S. Tacna Solar (Tacna)

Centrales de Biomasa

  • C.T.B. Doña Catalina – Huaycoloro II – (Lima)
  • C.T.B. San Jacinto (Ancash)
  • C.T.B. La Gringa V (Lima)
  • C.T.B. Maple Etanol (Cogeneración) – (Piura)
  • C.T.B. Huaycoloro (Lima)
  • C.T.B. Paramonga (Lima)

Fuente: Ministerio de Energía y Minas del Perú